Sección Clínica 2022

Sección clínica 2022

Apertura Olga M. de Santesteban

Daremos apertura a la Sección Clínica para retomar el compromiso que Freud y Lacan colocaron del lado del analista: a él le toca elaborar una política del sujeto, del deseo, del goce, y del inconsciente descubierto por Freud y actualizado por Jacques Lacan, bajo el retorno a Freud.

Recordemos que para Lacan el inconsciente depende enteramente del lenguaje entroncado, en una ley inmemorial de la cual el Nombre del Padre es el significante organizador. Recordemos que el psicoanálisis nace con la declinación de la autoridad paterna que se produjo en el siglo pasado.

Lacan decía: La ciencia del inconsciente sustituyo pues, a la filosofía de la conciencia. El sujeto está en el corazón de la experiencia clínica… sometido a la cadena significante y la letra, por esto, un psicoanalista debe ser un letrado, debe tener el sentido de la letra, debe seguir el camino que sigue la metonimia y la metáfora del sujeto, así el sujeto esta dividido, de espaldas a sí mismo, es escindido, expuesto al discurso del Otro.

Lacan desde el comienzo de su obra se interesó por las mujeres locas…que buscaban un goce absoluto…de ahí su interés por las mujeres místicas. Recordemos a Aime (Margerite Anzieu), las hermanas Papin, eran dos empleadas domésticas modelo, que habían asesinado a sus dos patronas, sin razón aparente en la ciudad de Le Mans.

La cura para Lacan debe llevar al sujeto a bordear lo real y es desde allí donde debe reiniciar una nueva vida y romper con la idea de destino (tal como lo plantearon los griegos)…para recuperar su tragedia subjetiva en una nueva apuesta a la experiencia subjetiva que la cura le ofreció…con sus callejones sin salida en los que se pierde y se vuelve a reencontrar… lo mas fundamental de su ser o los nudos de su existencia…desanudados y vueltos a anudar para no ceder nunca a su deseo, al decir de Lacan, ese deseo que tal como lo dijo en la Ética del Psicoanálisis… ese deseo que el soñador rechaza, lo censura, no lo quiere por las ficciones del deseo que le muestran al sujeto la dimensión de sus fantasmas y su goce.

A partir de ese tiempo Lacan opone a lo simbólico del lenguaje y el malentendido, lo real…coloca contra el deseo, el goze, contra toda relación que crea que es posible lo fusional, la imposibilidad de la relación…¿Porque? Porque el sujeto ofrece lo que no tiene y lo que el otro no quiere…por esto Lacan decía que la existencia era una tragedia.

Contemos con la existencia de lo real: lo indecible, lo innombrable, la locura, la incertidumbre que aporta el mundo moderno y provoca el desorden subjetivo.

La Sección Clínica intentara retomar estas interrogaciones esenciales en un programa atractivo que nos permita crear con poesía una nueva puesta a una renovación en el lugar de la clínica psicoanalítica.

Trataremos de escuchar al sujeto, el que habla, el que piensa, también aquel a quien el inconsciente le hace trampas y le juega malas pasadas. También una renovación a la interpretación, esa que escucha otra cosa que lo que se dice en el malentendido de la lengua, para volcarlo al medio decir.

Recordemos a Lacan que decía que interpretar equivalía a equivocar adrede y eso es estilo de analista, Lacan decía que esto es la única enseñanza que dejamos a aquellos que nos siguen: Y esto es un estilo.

¿Que intentara la cura? Intentara apuntar a la armadura del yo, a las ilusiones narcisistas…presentándole el silencio, o la suspensión de la sesión…dejando abierta la pregunta referente a su sexo y a su contingencia en el ser: que es ser hombre o ser mujer o no ser ninguna de las dos…abriendo a su misterio, y a la contingencia de su goce, según su real, esto es su imposible…lo real siempre terrorífico, bordeando la locura…

El analista encontrara en la cura: los deseos indestructibles, las demandas insatisfechas de la histeria, las armaduras y fortalezas de la neurosis obsesiva…veremos este año que solo la pregunta permanece abierta…que se dirige al amor, al odio, a la ignorancia, a la pasión del ser, para encontrar su estatuto de enigma.

El analista esperará la apuesta del analizante para negociar las mejores condiciones en la eficacia de la transferencia, soportará la angustia, se resistirá a las seducciones del amor para no responder a la demanda del analizante…

Espero un torbellino de propuestas…


Les proponemos la fascinante aventura de sumergirnos en el universo de James Joyce para encarar las últimas articulaciones de Jacques Lacan respecto a la psicosis en su seminario El Synthome dictado en 1975-1976.

Recorreremos su vida y su obra, sus mujeres, su exilio en el continente, el maravilloso París de los años 20 donde Joyce brilló con la novedad de su Ulises…

Ernest Hemingway, Bernard Shaw, Scott Fitzgerald, Gertrude Stein, entre otros, formaron parte, junto al increíble Joyce, de ese grupo de privilegiados que se reunían en la librería Shakespeare & Co en el delicioso barrio de Montmartre.

Estos recorridos serán necesarios para seguir a Jacques Lacan en la rica articulación que nos ofrece en su seminario.

Así abordaremos: cuando el arte suple el sostén fálico, el artificio de la escritura, el acontecimiento del cuerpo cuando la imagen del cuerpo no está interesada y los fenómenos de la palabra impuesta.

Los invitamos a acompañarnos todos los viernes de 19 a 20.30 hs.

Texto presentación programa año 2022

 En el seminario  El Synthome  vemos como Lacan sostiene a lo largo de su recorrido una gran pregunta: “Joyce… ¿estaba loco…?”, Lacan no contesta… deja abierta la pregunta. Han transcurrido 20 años desde 1955 y su seminario Las Psicosis, donde nos planteara el axioma de la forclusión del Nombre-del-Padre y la carretera principal.

En 1975… el seminario El Synthome nos permitirá nuevas articulaciones para leer  las psicosis. En esos años  Lacan avanza con la teoría de los nudos: a partir de los tres anillos se hace una cadena tal que la ruptura de uno solo, el del medio, vuelve a los otros dos, cualesquiera fueren, libres uno del otro.

Se trata de una nueva configuración de lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario. Avanzando sobre el nudo llamado borromeo nos plantea: …hay que suponer un cuarto nudo qué es el sinthome, el lugar del padre.

Nuevas perspectivas y nuevos desafíos para abordar el enigma de la locura.

Veremos:

– La escritura como artificio.
– El padre es un synthome.
– Un arte que desbarata la verdad del sinthome.
– En Joyce: Él es “El artista…”. Su arte es el garante de su falo.

-”My country…” “La conciencia increada de mi raza”, Joyce se asigna una misión.
– Joyce logra liberarse del parásito de la palabra al cifrar mediante el arte una parte
importante del goce. Pero…¿De que goce hablamos en la psicosis?
– Su elemento megalomaníaco. Se identifica con un redentor.
– Cuando se escribe se puede tocar lo real.
– El acontecimiento del cuerpo: “la imagen del cuerpo no está interesada
– Los fenómenos de la palabra impuesta.
– ¿Por qué el hombre común cree que hablamos cuando somos en verdad
hablados… ? Imposición de la palabra.
-Joyce ¿era diferente al Sr. Primau?
– Epifanías, fenómenos de lo real.

Invitamos a todos aquellos concernidos en estos temas a presentar sus casos, preguntas e interrogaciones para acompañar la investigación sobre la estructura psicótica.
Los esperamos!