Nuevo Espacio – Supervisión en la Escuela – Abierta la Inscripción.

SUPERVISIÓN en la ESCUELA
Viernes: 16:30 a 18 hs.
Alicia Pagliarani

Discurso<>Freudiano, Escuela de Psicoanálisis abre un espacio de Supervisión, para quienes interrogados por la clínica psicoanalítica, deseen contar con un lugar para colocar sus preguntas y trabajar con otros en la construcción de los ejes de la posición necesaria para la dirección de la cura.

Entendemos el espacio de Supervisión como lugar abierto a quienes comienzan con la práctica clínica y abierto también a los que teniendo experiencia desean abordar las preguntas que suscita recibir una demanda, que deberá ser situada en base a los ejes del discurso analítico.

Entendemos el espacio de Supervisión como un lugar de transmisión del Psicoanálisis en tanto la clínica psicoanalítica se ocupa de abordar el nuevo Sujeto que descubrió Sigmund Freud y redefinió Jacques Lacan, un Sujeto que toma su fundamento del campo del lenguaje.

Jaques Lacan decía en Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis:

…el descubrimiento de Freud es el campo de las incidencias en la naturaleza del hombre, de sus relaciones con el orden simbólico y el esclarecimiento de su sentido hasta las instancias más radicales de la simbolización en el ser. Desconocerlo es condenar el descubrimiento al olvido y la experiencia a la ruina.

La clínica psicoanalítica, como lo estableció Jacques Lacan, no es otra cosa que encarar la relación problemática del Sujeto al saber sobre sí mismo que se llama síntoma y recorrer el camino que va desde el no querer saber nada de las consecuencias de ese saber, hasta la producción del acto psicoanalítico que implica una conversión radical de la posición del sujeto en su relación con el saber.

El espacio que proponemos implicará la construcción de los diferentes tiempos de la cura, desde el acto de decisión que inaugura el comienzo de un análisis, tiempo de las entrevistas preliminares para constituir el Sujeto Supuesto Saber, la construcción del síntoma y los fantasmas, para calibrar ese enigma que Jacques Lacan llamó el “goce del contrincante”.

Veremos la importancia de la transferencia para introducir al sujeto en el lenguaje de su deseo y será necesaria la transferencia de trabajo para que el analista en formación pueda interrogar bajo que operatoria dirige su acción.

Los invitamos a incluirse en esta propuesta que seguramente resultará interesante, para ir construyendo los ejes de la clínica psicoanalítica.

Informes e Inscripción por este medio o llamando al 4552-3500