Bienvenidos

Bienvenidos

Discurso<>Freudiano Escuela de Psicoanálisis

 “Una vez que se entró en la vía de cierta elección, está hecho. Sin embargo es necesario que eso se sepa.
No se sabe por qué se elige algo.
La mayor parte de las veces se empieza así,por azar.
Y después tiene su continuación.
…puesto que la elección está hecha,
llevarla hasta sus últimas consecuencias”.

Jacques Lacan

VIII Congreso de la Escuela Freudiana de París

1976 – Estrasburgo

COMIENZA EL AÑO 2017…

…para ofrecer la Escuela a todo aquel que desee introducirse en el corazón mismo

de la teoría psicoanalítica… para atrapar la topología del sujeto y plantearse con otros “los problemas de una estructura que concierne al sujeto en su doble relación con el saber” …- que al decir de Jacques Lacan -, es lo que nos permite no perder el eje del descubrimiento freudiano, no perder el eje y poder ver “qué nueva perspectiva, qué cambio total de punto de vista, es introducido por la teoría de Freud” …que nos oriente en la práctica y nutra nuestro deseo de saber situado en el universo de la falta.

A partir de este punto de vista nuestros problemas se complican porque, al ser el lenguaje el que le abre el camino al deseo…es en la lectura del texto donde encontraremos la cifra y la llave que nos abre la puerta de entrada al inconsciente.

A ese inconsciente que demanda, que nos pide algo…y que sabemos, qué lejos puede estar, de aquello que desea y sus formas de goce. Nos planteamos entonces la hiancia que separa la demanda del deseo.

Hacemos una convocatoria a todo aquel interesado en el Psicoanálisis para realizar un ejercicio de lectura…sea psicoanalista, psicólogo, médico, psiquiatra, sociólogo, antropólogo, psicopedagogo, fonoaudiólogo, lingüista o que habite el campo del arte, o de la literatura, o…

…tenemos un lugar reservado a los estudiantes que deseen comenzar una formación, esto es, un ejercicio de lectura y escritura sobre los temas cruciales de la obra freudiana y la lectura realizada por Jacques Lacan, con los aportes de aquellos que contribuyeron con su producción a la obra colectiva que constituye la Historia del Psicoanálisis, sus cortes, sus acontecimientos políticos, sus desvíos esenciales.

De todo esto, la obra del Psicoanálisis ha sacado su enseñanza.

Para este modo de trabajo ustedes pueden recorrer la página que ahora consultan que les dará un panorama extenso del trabajo que realizamos y la producción que ha resultado…

En esa producción –sin duda- podrán realizar una transferencia a los significantes que les ofrecemos porque en algún sitio de su subjetividad, esos significantes iluminarán ese deseo de saber o lo despertará o les permitirá pensar en un nuevo comienzo a la espera de un nuevo deseo.

¡Los esperamos!

Olga M. de Santesteban

Se abre una nueva apuesta

La Escuela es una experiencia en curso que intenta producir una huella en ese retorno sistemático sobre la obra de Sigmund Freud y Jacques Lacan.

En ese ir y volver sobre los textos, en ese amor por una obra, por su autor, por sus referencias, por el horizonte cultural desde el cual emerge… se nos abre un camino que   palpita vivo en el deseo que hace causa, que no cesa de cuestionar la relación al saber… que no cesa de buscar los medios de contribuir al saber.

La producción que surge es el resultado de la práctica de Escuela, de lo que se conquista en el seno mismo del trabajo de los carteles, de los espacios de investigación, de estudio, de enseñanza, de clínica, de nominación, de extensión…
La formación analítica, no puede ser separada de la conquista de un saber. Mas aún, creemos decididamente que se trata de que la conquista de un saber marque, redefina y module la formación analítica.

Cuando esta articulación se produce, cuando se ha hecho por fin la elección de hacer de la causa del psicoanálisis, la causa de nuestro deseo, cuando ya nuestra vida esta jugada a esta suerte… la formación es ya una rutina, una rutina que busca situarse en el orden de experiencias verdaderas, en el orden de la escritura, donde el deseo de leer se anuda al deseo de escribir… otro modo de arrancar al texto sus puntos fulgurantes.

Esto constituye una enseñanza que se extrae de la obra del psicoanálisis, de sus textos fundadores que nos llevan al arte, a la literatura, a la semiología, a las matemáticas, a la ciencia, a la política, a la economía… a los grandes pensadores que han marcado la historia del pensamiento con la pasión del descubrimiento. Una enseñanza que da lugar a nuevos problemas, a reconsiderar las fórmulas y sus impasses para situar las diferentes resoluciones que se abordaron en la historia.

Esta experiencia en curso es el escenario donde lo colectivo es el lugar para el despliegue de un saber en ejercicio, un saber en elaboración… que se inserta en diferentes experiencias de lazo social.

Presentación de Escuela

“Comencé, Dios mío, diré -muy tontamente quiero decir que no sabía lo que hacía, como me lo probó lo que siguió- lo probó a mis ojos. ¿No habría acaso mirado más de una vez si hubiese sabido en qué me comprometía?
Esto me parece seguro. Precisamente por esta razón… instituí que cuando alguien se asume como analista, solo él mismo puede hacerlo…”pero no sólo con esto…
Jacques Lacan
Ginebra, 1975

“… no se sabe por qué se elige algo.
La mayor parte de las veces se empieza así, por azar.
Y después tiene su continuación… no veo más que una salida, es que, puesto que la elección está hecha, llevarla hasta sus últimas consecuencias”.
Jacques Lacan
Estrasburgo, 1976

Demanda de Entrada a la Escuela 

La demanda de entrada a la Escuela depende siempre de una apuesta, apuesta que lleva a la decisión de formación, en la medida en que cada uno sabe la relación compleja que tiene un psicoanalista con lo que sabe… sabe que a ese saber se lo reniega, se lo reprime y hasta ocurre un no querer saber nada de eso, es en este camino que el psicoanalista decide su formación, esto es, hacer el esfuerzo que implica darle al saber un marco que lo acompañe para autorizarse en el uso de su nombre propio.

La Escuela le ofrece los dispositivos donde debe cumplirse un trabajo de investigación, de estudio, de formación continuada… una tarea compartida con otros, lo que llamamos, transferencia de trabajo.
Es en  esta transferencia que el analista cuenta con un espacio de exposición y reflexión clínica sobre los fundamentos del discurso analítico que le permite articular los ejes de la posición del analista para hacer del saber, un saber en ejercicio.

Recordemos que… el saber del psicoanalista es el producto o el residuo de un largo trabajo producido a distintos niveles, es el que realiza el practicante en su propio análisis, recuperando los restos de ese saber caduco que hace a la presencia viva del inconsciente, pero que sólo puede plantearse por el plus de gozar, que vibra en la vida de cada uno y atañe al ser.

En simultaneidad a esto, se van dando los tiempos de reflexión personal en la supervisión al que acompaña con el tiempo de estudio y de investigación… tiempo de anudamiento esencial y de decisión en acto para ese deseo con sus bordes oscuros y sombras que bordean las formas de goce, los ideales, las ideologías, los mitos familiares… que sostenidos a través de generaciones están atornillando nuestra relación al síntoma y al fantasma que expresa su pasión por el goce.
…Con las huellas que deja este procesamiento se hace la transmisión del psicoanálisis.

Esta transmisión implica siempre el surgimiento de esa dimensión que lo lleva a “volverse responsable del progreso de la Escuela, volverse psicoanalista de su experiencia misma”.
Surge así, el deseo que lo lleva a la posibilidad de construir un proyecto de trabajo, a exponer un caso clínico, a dar testimonio de los problemas cruciales del psicoanálisis, a crear un escrito para ser publicado, a participar en la extensión del psicoanálisis para abrir a otros la posibilidad de acceso a un estilo de lectura al que hemos sido conducidos por la obra de Jacques Lacan al volver a situar las claves del descubrimiento freudiano.

Estos son los puntos cruciales que sostienen nuestra transferencia de trabajo y que nos permite este espacio de creación que constituye la Escuela de psicoanálisis.
Cada uno ha llegado a su tiempo, tiempo lógico que depende de la elaboración de una posición personal referida a su deseo, que lo llevará a situarse en esta obra colectiva que constituye el psicoanálisis.

Para aquellos que tengan esta decisión de producción los esperamos con su demanda de entrada a la Escuela.
…Y para aquellos que desean participar sólo de espacios de estudio y formación, les ofrecemos una serie de actividades y jornadas que permiten diferentes modos de participación según su deseo.Los esperamos.

Olga M. de Santesteban