Seminario de Estudio Online

Seminario de estudio online - Discurso Freudiano

OCTUBRE – NOVIEMBRE 2020

APERTURA: Martes 6 de Octubre, 19 a 20:30 hs.

Frecuencia semanal

Neurosis Histérica

El descubrimiento freudiano

… con los aportes de Jacques Lacan

Patricia Cortés – Perla Trajtemberg – Liliana A. Berraondo

Es a partir de la invención de Sigmund Freud y del retorno de Jacques Lacan a la letra freudiana que fueron surgiendo nuevas formulaciones sobre la histeria nutriendo la clínica actual.

Sigmund Freud inaugurará en los inicios del psicoanálisis una concepción inédita sobre la histeria. Desde Estudios sobre la histeria a su conferencia sobre La femineidad veremos como el síntoma quedará anudado a la sexualidad, como así también el pasaje del trauma al fantasma. Con la histeria surge una nueva definición de cuerpo, son las fantasías, y el hallazgo maravilloso de Sigmund Freud de las pulsiones y sus destinos, lo que dará sentido al tour de la pulsión alrededor de las diferentes posiciones del objeto a (oral – anal – voz – mirada) nombrado por Jacques Lacan, dando herramientas para abordar en la histeria la dimensión de su goce, el que la aleja de la femineidad, rechazando la excitación corporal, y dejándole el enigma sobre qué desea una mujer.

Al cierre del Complejo de Edipo resultará de esa cicatriz, como la nombra Jacques Lacan, un síntoma y un fantasma. El síntoma, a partir de aquí, será leído como metáfora aunque también comprende un nudo de goce. En cuanto al fantasma quedará ligado al padre bajo la figura del amo y del cual la histérica extraerá satisfacción para su goce masoquista.

La entrega, el sacrificio, serán los modos de “captura del Otro en la red del deseo”, sosteniendo la figura del padre idealizado.

Estrategias de velamiento de la castración, del conflicto entre el ser y el tener el falo, y de ahí su dificultad con el deseo siendo la mascarada una forma de expresión. Es por lo que no es, expresará Jacques Lacan, por lo que pretende ser deseada al mismo tiempo que amada. Dificultad también entre el deseo y la demanda: “el histérico no sabe que no puede ser satisfecho dentro de la demanda…”.

El deseo en la histeria se define como el deseo de tener un deseo insatisfecho, siendo razón de su protesta al ser colocada en el “centro de un deseo”.

Recorreremos para ubicar los “medios de goce” el paradigmático sueño del Salmón ahumado propuesto por Sigmund Freud y tan valioso en el retorno de Jacques Lacan, al nombrarlo como el sueño de la Bella Carnicera. También, el Fragmento de análisis de uncasodeHisteria(Dora)deS.Freud, abriráelcaminoparaubicarladecepcióninfantil, soporte de la aversión que luego, nutriendo el fantasma, hará emerger la hostilidad que hace que el sujeto histérico, se torne tan feroz en su demanda reivindicatoria de amor… al padre, al hombre y a ese Otro prehistórico, que J. Lacan nos enseñó a reconocer en el síntoma, tal como lo hiciera S. Freud, como “algo que es ajeno a mí estando empero en mi núcleo”, el das Ding, la Cosa freudiana.

Si la histérica “no se toma como la mujer que es” es porque está fascinada al igual que Dora por la otra mujer, suponiéndole saber “lo que es necesario para el goce del hombre” y además porque cree que sabe lo que ella quiere.

Haremos una parada desde el seminario Encore (1972-73) de J. Lacan, para evaluar la dimensión del goce que nos propone y sus modos de expresión: el camino desde la decepción, la insatisfacción experimentada en la primera infancia que habita al sujeto histérico. Cuando se expresa en el registro de lo real encuentra: hostilidad, ira, cólera, manía de venganza, grito, escándalo, exigencia de reivindicación por aquello que creyó le correspondía y no le fue dado.

La histeria es excepcional en la puesta en acto de las expresiones de lo real, desplegando también su aventura entre Pasaje al Acto y Acting-Out.

¿Y qué decir sobre la histeria y el Amor?

Veremos el aporte de J. Lacan del exilio de la relación sexual para ambos sexos. La histeria va al encuentro amoroso, la contingencia la enfrenta con la pareja, también con los síntomas, con la inhibición, con la angustia, afecto-señal por excelencia.

El espejismo momentáneo del encuentro deja al sujeto en un punto de suspensión, al que se ata todo amor dice J. Lacan, crea la ficción de que la relación sexual se inscribe, cuando su fórmula es que ella no cesa de no escribirse. Ilusión que hay Uno con el otro, pero… es sólo cuestión de tiempo para que se desencadena el drama del amor, y se revele esa delicada línea que separa el amor del odio, emergencia de lo real, tragedia del deseo donde todo está por revelarse entre el impasse y su causa, oportunidad para abordar entre síntoma y fantasma el camino de la histeria hacia la femineidad.

PROGRAMA:

  • La estructura histérica, el retorno de Jacques Lacan a la obra freudiana: historia de
  • mujeres
  • La disimetría del Complejo de Edipo, el significante fálico. Sus rodeos en la niña. La privación. Los efectos sintomáticos del complejo de castración en la histeria
  • El Síntoma: el rechazo de la excitación corporal, el goce a desanudar. La oposición entre histeria y femineidad
  • La fijación en la pulsión oral: la demanda al Otro y el objeto a, causa del deseo, de Jacques Lacan.
  • El fantasma ($<>a): la necesidad de crearse un deseo como deseo insatisfecho.
  • La pregunta histérica. La identificación viril. El deseo por procuración
  • Los medios de goce propuestos por Jacques Lacan. El sueño de la Bella Carnicera.
  • El Padre Idealizado- la Otra Mujer: la demanda reivindicatoria de Amor al padre, las expresiones de lo Real: Acting-out y Pasaje al Acto. El Caso Dora.

Informes e inscripción: envianos un mail a discursofreudiano@discursofreudiano.com