Sección Clínica

Sección Clínica

1982 – SECCION CLÍNICA – 2016

DE SUS RAZONES…
                       A SUS IMPASSES.
Olga M. de Santesteban 

“Una vez que se entró en la vía de cierta elección, está hecho.
Sin embargo es necesario que eso se sepa.
No se sabe por qué se elije algo. La mayor parte de las veces se empieza así, por azar. Y después tiene su continuación.
… puesto que la elección está hecha, llevarla hasta sus últimas consecuencias”

“Autorizarse a ser analista, es estar provisto de una situación en la que se ha practicado una cierta experiencia”

Jacques Lacan
VIII Congreso de la Escuela Freudiana de Paris
1976- Estrasburgo-

La Sección Clínica sigue manteniendo en su horizonte los ejes que Jacques Lacan propuso en 1976 en la apertura de la Sección Clínica… esto es… dejar abierta la interrogación ¿Qué es la clínica psicoanalítica?, para poner en acto que se trata de interrogar al psicoanalista, de apremiarlo para que declare sus razones.

Desde el comienzo de su práctica Freud se dedica a encontrar en la  relación problemática del sujeto consigo mismo, el sentido de sus síntomas, para revelar los modos de satisfacción, sus máscaras, sus formas de goce…  sus enigmas.
Se reveló rápidamente que era esencial fijar la función del síntoma porque marca o define el campo de lo analizable, como campo de un saber que le concierne en tanto sujeto sexuado.
Jacques Lacan decía que en nuestra experiencia de analista asistimos a esa relación muy particular de un sujeto a su saber sobre sí mismo que se llama síntoma y que esto constituye uno de los problemas cruciales para el psicoanálisis porque el síntoma contiene un ser de verdad donde la palabra se manifiesta como verídica… ser que se enfrenta al ser de saber…
El psicoanalista debe tomar parte en el síntoma… ese síntoma que en sí mismo es goce… esto funda el estatuto de lo que Jacques Lacan consideraba como esencial para fundar el objeto del psicoanálisis en el sujeto dividido porque:

“Es en el síntoma donde se presenta el problema de saber cómo un nudo de malestar y de sufrimiento, constituye  sin embargo, no solo el lugar donde se manifiesta la instancia de la satisfacción suspendida, sino también el lugar donde se sostiene el sujeto que tiende hacia la satisfacción (Lógica del fantasma 1966/67)
El discurso analítico implicó una cierta incidencia en la historia porque logró una transformación de la relación del saber con ese fondo enigmático del goce.
Cada analista vuelve a implicarse en la historia de cada sujeto intentando  reorganizar de un nuevo modo el campo de lo real, cuando apunta a ese fondo enigmático del goce, buscando a través de esa traza huidiza del objeto, desenmascarar la relación al goce.
Por todo esto es esencial centrarnos exclusivamente en la función del síntoma ya que él es la respuesta que puede dar el inconciente.

Jacques Lacan desde RSI (Real, Símbolo, Imaginario) decía:

Puedo anticipar que… el inconciente es eso que responde del síntoma. Desde allí veremos que puede ser responsable de su reducción”
En 1974 en la Conferencia de prensa realizada en Roma previa al VII Congreso de la Escuela Freudiana de París. Jacques Lacan respondía:

«El análisis se ocupa muy especialmente de lo que llamo el síntoma, o sea lo que no anda … lo real… de eso se ocupan los analistas y están obligados a hacerle frente … a poner el hombro… Para ello, es necesario que estén terriblemente acorazados contra la angustia.
Ya es algo que por lo menos puedan hablar de la angustia».
¿Qué es la angustia? La angustia esta dada por esa relación extraordinariamente evanescente… que aparece cada vez que el sujeto esta… despegado de su existencia y donde se percibe como estando a punto de ser tomado por la imagen del otro, tentación, suspensión entre un tiempo en el que no sabe más donde está… y hacía un tiempo donde va a ser lo que no podrá jamás reencontrarse .
Situación de trampa, donde se es incauto de su propio juego.
Al mismo tiempo, la angustia es una señal, una señal desde lo real… que no engaña, de ese real que es el soporte de la operación de división del sujeto… entre el deseo y el goce.
La angustia es siempre lo que del interior del cuerpo ex-siste cuando algo lo despierta, lo atormenta. Es acerca de los tormentos y de la economía de goce como nudo de todo saber que el síntoma se ofrece al analista para pedir una administración que tramite el goce.
Lacan señaló que es ahí donde el sujeto puede reencontrar su esencia real como falta en gozar.
La Sección Clínica es la ocasión para que cada analista ofrezca esa experiencia singular y ponga a prueba la estrecha relación entre el procesamiento de goce y el desanudamiento del síntoma.

…También nos indicaba Jacques Lacan que el analista debe ser capaz de captar el juego que juega su sujeto.  Debe comprender que él mismo es el picón macho o hembra, según la danza que lleve su sujeto.
Solo así es posible que surjan las formas de goce que amortiguan el deseo.
Lacan indicaba en la Apertura….que la clínica psicoanalítica consiste en el discernimiento de cosas que importan y que cuando se haya tomado conciencia de ellas serán de gran envergadura.
Esas cosas que importan son las que Freud descubrió y que Lacan rearmó  en su “retorno a Freud”.
¿Cómo se prueba que el campo es freudiano y el inconsciente es de Lacan?
¿Cómo se prueba el uso de la función de lo simbólico, buscando la ex – sistencia del significante?

Suponer que la clínica psicoanalítica es eso, muestra una dirección a quienes se consagran a ella.
Es una decisión y una elección que llevará a la apuesta que cada analista en formación puede realizar según el tiempo lógico de su deseo, tiempo en que surge la verdadera dimensión de la apuesta que realiza a la causa de su deseo…. la apuesta que realizó para permitir a su deseo existir ….así podía declarar las razones de cómo se mueve en la elucubración del inconsciente…..donde no hay mas que lenguaje.
Invitamos a todos aquellos que deseen mostrar como se juega el juego, sus impasses, sus equívocos, sus razones….
….y que justifique a Freud el haber existido.