50 JORNADA DE CARTEL “RELANZAMIENTO DEL DISPOSITIVO DE CARTEL”

50 JORNADA DE CARTEL

“RELANZAMIENTO DEL DISPOSITIVO DE CARTEL”

 

“Jornada de Cartel fue establecido como significante para la transmisión de los ejes esenciales del psicoanálisis en extensión como un modo de articular en la vía de la transferencia de trabajo el lugar reservado a ese real sobre el cual se apoya la experiencia psicoanalítica”

                                Olga M. de Santesteban  en “El Enigma del Deseo-  Jornada XXV”

                                                                   

50 Jornadas es una apuesta a la transmisión del psicoanálisis, es la consecuencia de un acto frente a lo imposible del “no quiero saber nada de eso”

¿No querer saber nada de qué? No querer saber… del saber inconsciente…del goce…de lo real del grupo que diagramó Freud en 1921 en “Psicología de las Masas y Análisis del Yo” y que Lacan elaboró desde los tiempos de la postguerra, para lanzar en 1964 en la fundación de la Escuela Freudiana de París  la novedad del cartel.

Cartel es su invención para enfrentar la obscenidad imaginaria, la segregación y la angustia, las expresiones de lo real que habitan en la agrupación y ofrecer      –como lo enunció-  “un nuevo modo de lazo social desprovisto de toda necesidad de grupo” para que el lazo lo haga la relación que cada uno puede establecer con los significantes del Psicoanálisis, eso constituye la transferencia de trabajo.

Las Jornadas están animadas por un deseo de transmisión que se funda en la deuda con el Psicoanálisis y con Olga M. de Santesteban, quien inició la experiencia en 1982 ofreciendo en la fundación de Discurso<>Freudiano, Escuela de Psicoanálisis, un lugar para que otros, según su deseo sean o no analistas, pudieran alojarse para llevar adelante un trabajo.

Carteles, disoluciones, permutaciones…constitución de nuevos carteles….y así la serie continuó creciendo y reuniones Intercartel, Publicaciones de libros, en la página web, Jornadas, otras en el exterior con otras escuelas, en Buenos Aires, en el Centro Cultural General  San Martín, en otros lugares de la cultura de la ciudad…en nuestra sede…1, 2, 3….50!!!!!!

50 Jornadas para celebrar la marcha de un trabajo de lectura e investigación, que establece el retorno a Freud con la dirección que trazó Lacan y que forma parte de los objetivos de la Escuela. Con los impasses y con las conquistas que representan para cada uno lo nuevo que ha podido articular, lo que la obra le iluminó…en la aprehensión de la teoría….en su clínica…en su vida…

El deseo de transmisión se nutre de ser parte de una estructura que ha hecho foco en la administración de goce de los fantasmas. Jacques Lacan nos mostró cómo esos fantasmas están sostenidos por ideales, y nos dijo cuáles eran: de independencia, de auto engendramiento, de suficiencia, de defensa de un confort, que se oponen a toda relación de trabajo y producción, dando lugar a la creación de la figura despótica del Amo, ya sea para temerle, ya sea para encarnarlo.

Aplicando los ejes del discurso analítico a la estructura de Escuela, se le puede  dar su verdadero estatuto de fantasma y se puede colocar un decir, ahí donde sólo hay puesta en acto de un nudo de goce el cartel ofrece un marco simbólico para acotarlo.

El cartel parte de la inscripción del nombre propio, no es anónimo, está integrado por cuatro que se reúnen alrededor de un Más-Uno, para trabajar un tema que han elegido, por un tiempo determinado de uno a dos años, recordemos que se trata de tiempo lógico y no cronológico, al cabo del cual se produce la disolución y la permutación a un nuevo cartel. Al finalizar, se  espera “un producto propio, de cada cuál no colectivo “como lo planteó Jacques Lacan.

El Más-Uno “encargado de velar por los efectos internos de la tarea y provocar su elaboración”,.

Lacan decía que esta función en más es inherente a toda agrupación, es el lugar de referencia al Otro, es la consecuencia de la existencia del Otro, lugar del lenguaje, de la determinación del Sujeto…

Nominar al Más-Uno es tarea cartelizante y sólo cuando se haya producido podemos decir que comienza a funcionar el cartel, a desplegar su investigación según el tema propuesto y el programa trazado.

Ejercicio de lectura, de escritura, de escucha, de colocar la voz, de sostén de una rutina, en fin, una experiencia de trabajo en la obra colectiva, en la que esperamos que otros puedan anudarse porque creemos que el cartel es  ineludible para quienes se interesen en el Psicoanálisis.

RELANZAMIENTO DEL DISPOSITIVO DE CARTEL, es el título bajo el que se coloca la 50° Jornada, en una nueva apuesta por articular los ejes del dispositivo tal como lo propuso Jacques Lacan, para dar testimonio de un andar que se renueva en cada vuela de la experiencia, en la que el fracaso tiene el valor que él le otorgó, el lugar de mayor conexión con lo real.

Deseamos que nos acompañen en esta celebración…

Alicia Pagliarani